fbpx

Barrio Betania


Jesús María Restrepo y María del Carmen Arango llegaron en el año 1921 a la molienda que para la época existía en los terrenos del actual Club Campestre El Rodeo, en el suroccidente de la hoy Comuna 15 – Guayabal. Junto a sus 8 hijos fueron recibidos por los propietarios del terreno con trabajo y una opción de vivienda.

Dos años más tarde habían ahorrado lo suficiente como para comprar un lote de 3 mil 700 mt2 al lado de la molienda.  Allí construyeron su casa, a la cual,  llamaron “Brisas del Campo”. Esta casa era conocida por todos, no sólo porque se usó para reunir al Comité Cívico, sino porque allí se realizaban las jornadas de salud y demás campañas que llegaban al barrio, los jóvenes se reunían los 6 de enero para soltar globos, Ana Felisa, una de las habitantes de la casa, les enseñaba a hacer los globos y las cometas que elevaban en agosto en el terrero del Club.

Cuenta Luis Mario Agudelo descendiente de la familia Restrepo Arango, que para los años 60, en el barrio Betania sólo había 12 casas, que más bien eran lotes para la agricultura. Los dueños de la tierra eran familias como: Purificación Restrepo, Silvestre Bohórquez, Jaime Sáenz, doña Ana cuya casa le decían la Casa Grande, Luisa Arango, la familia Restrepo Arango, los Pavones, los Estrada y los Ortiz, entre otros. Por su parte, la familia Restrepo Arango tenía 6.000 palos de café junto a varios árboles frutales.

Reunión barrial en la casa de la familia Restrepo Arango nombrada “Brisas del Campo”.

 

La comunidad de Betania trabajó a pico y pala para mejorar la calle 9sur, aun desde que era más rural.

“Betania en 1960 no estaba muy poblada a como está hoy. En ese tiempo había mucho campo y se podían ver unas pocas fincas en el sector donde la mayoría de familias se dedicaban a cultivar la tierra, a sembrar maíz y café”. Cuenta Álvaro Villa, uno de los primeros integrantes de la JAC Betania quien además aseguró que el barrio se pobló de familias que migraban de sus pueblos de origen Antioqueño por diversas razones como el desplazamiento por violencia o la búsqueda de  oportunidades.  “Ellos construyeron con sus propias manos las casas que habitaron”. El líder comunal indicó que con el tiempo los dueños vendieron las tierras a bajo costo, llegando inclusive al trueque de maíz y otros insumos. La Casa Grande de doña Ana se convirtió en la Unidad Residencial Quintas del Rodeo, Álvaro Villa recuerda que aquellas casas eran casan enormes con largos corredores y muchas habitaciones que realmente refugiaban a las familias grandes con hijos numerosos.  “Hoy en día de esas casas grandes se conservan muy pocas. Pero realmente son estas casas las que nos cuentan la historia de los inicios de Betania”.  De otro lado Luis Mario Agudelo, habitante de una de estas casas de antes cuenta que en 1964 su familia los Restrepo Arango decidieron separar los terrenos en hijuelas para cada uno de los hermanos, sin embargo, fue en1989 que la entrega de estas se hizo real. Cada uno de ellos vendió su parte y esto dio pie a las construcciones del peculiar barrio Betania, formado por varios callejones que desembocan a la Calle 9 Sur.  Mientras tanto él aun habita la casa principal.

Algunos integrantes de la JAC actual de izquierda a derecha: Daniel Pérez,Secretario; Mauricio Villa, Presidente; Albeiro Correa, Conciliador; Nora Londoño, Delegada Asocomunal, Janet Villa, Vicepresidenta; Eliana Cardona, Coordinadora de Obras Públicas y Medio Ambiente, Liliana Hernández, Coordinadora de Cultura y Doris Gómez, Tesorera.

JAC Betania

En la década del 50 existía un Comité Cívico como organización social que precedió a la Junta de Acción Comunal, y que encontró en la casa “Brisas del Campo” el lugar perfecto para sus reuniones. Esto hasta la década de los 80 cuando se construyó a unas cuadras más abajo, el Estadero y este pasó a ser el centro de operaciones de la JAC, por su gran tamaño.

Álvaro Villa, quien fue fiscal, secretario y posteriormente vicepresidente de la JAC de Betania varios años atrás, cuenta que La Junta nació en 1960, y es una de las más antiguas de la ciudad de Medellín.  El equipo que la fundó estuvo presidido por José Arturo Vidal, José Montoya, Arturo Estrada, José Velásquez y Antonio González.

 “En el inicio los integrantes de la Junta se turnaban los cargos, hasta que Carmenza Montoya, hija del señor José Montoya comenzó el relevo generacional. Recuerdo que en ese tiempo yo tenía unos 30 años, trabajaba como defensa civil y era fiscal de la Junta mutual del barrio Cristo Rey. Empecé a trabajar en conjunto con el equipo y fui asumiendo varios cargos dentro de la misma Junta, el más importante que tuve fue de vicepresidente. En ese momento la Junta se conformó con la presidencia a cargo de Jairo Vasco.”

En 1964 EPM llevó la energía eléctrica al barrio, para ese entonces las mujeres lavaban la ropa en la quebrada La Guayabala y el agua venía de La Aguada o El Reposo como se conoce hoy. En 1965 los habitantes del barrio, con sus propias manos y recursos iniciaron la construcción de la calle 9 Sur, para esta iniciativa el municipio les prestó maquinaria y el Club donó una franja de terreno para que la calle no quedara muy pendiente. En 1975 EPM pone el agua en el barrio y se instalan también 3 teléfonos, uno en la casa de “los Remolachos”, otro en la casa de Lucila Villa y uno más en la “Casa de las Chachas”. A pesar de que cada familia compró su línea telefónica y, según Luis Mario Agudelo, fueron muy costosas porque debieron pagar el cableado desde la carrera 52; los teléfonos eran de uso comunitario porque se presaban a los demás vecinos.

En 1965 la JAC empezó a construir con la comunidad un sistema de electricidad que les permitiera iluminar su barrio. Conseguían los cables que extendían por todas las casas para conectar la energía a una planta eléctrica artesanal que posteriormente en 1969 fue mejorada por la empresa de servicios públicos de Medellín.  La JAC Betania desde su nacimiento se ha reunido en las casas de los mismos líderes, pero curiosamente después de todos estos años, no han logrado tener una sede propia.

Actualmente está conformada por: Mauricio Villa, Presidente; Janet Villa, Vicepresidenta; Daniel Pérez, Secretario;  Albeiro Correa, Conciliador; Nora Londoño, Delegada Asocomunal; Eliana Cardona, Coordinadora obras públicas y medio Ambiente; Liliana Hernández, Coordinadora de Cultura  y Doris Gómez, Tesorera.   Los planes de gestión que tienen para el barrio son: Tener sede para la JAC Betania, continuidad a la ampliación de la calle 9 sur y resolver las dificultades de movilidad vehicular, peatonal y demás en esta misma vía.